Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Noticias

Comienza el contenido principal

Buscar Noticias

Artículo

Recertificación, “un punto y seguido” de la profesión farmacéutica

Impresiones de los primeros recertificados en el COFM

La primera Recertificación llevada a cabo el sábado 26 de octubre en la sede del COFM fue todo un éxito. Si algo que quedó patente es que los farmacéuticos quieren mejorar en su día a día y que este tipo de iniciativas no hacen sino mejorar su formación y la calidad con la que atienden a sus pacientes.

Tras pasar por las diez estaciones con casos prácticos supervisados por dos observadores (uno del Colegio y otro de la UCM) en las que se evaluaba la competencia del farmacéutico en las consultas más habituales que se encuentran en la oficina de farmacia (dolor, inhaladores, gripe, compra, dermatitis, polimedicado, diabetes, recetas, gestante y formulación), recertificados ya, como Fernando, compartieron sus impresiones: “Ha sido una jornada muy gratificante, está muy bien que nos miremos a nosotros mismos porque, cuanto más profesionales seamos, la sociedad lo va a agradecer. No olvidemos que estamos haciendo un servicio público. Además, el hecho de evaluarte siempre va a ser muy positivo, pues creemos que hacemos las cosas bien, pero a lo mejor tenemos algunas lagunas en otros campos”. En cuanto al proceso de valuación, “los tiempos asignados, las 10 estaciones… han sido muy adecuadas. Animo a los compañeros a realizarlo porque es un punto y seguido, no es un punto y aparte”.

La misma opinión comparte Laura: “Al principio estaba un poco nerviosa, pero son situaciones muy similares a las que te encuentras día a día en la farmacia y poco a poco estaba más cómoda y se hace muy ameno. He podido darme cuenta de que, en mi caso, lo que se refiere a gestiones comerciales es un punto que puedo reforzar. Y también ha sido muy gratificante ver lo cómoda me he sentido en la parte de atención a los pacientes porque, en realidad, es lo que más me gusta”. Laura tiene que claro que se sometió a la evaluación “porque me gusta estar actualizada y hacer cursos para estar al día. Así que, cuando me enteré, no lo dudé y me apunté”.

La misma sensación comparte Alejandro, quien asegura que “me ha gustado muchísimo. Espero que el Colegio siga adelante con estas iniciativas porque es muy buena idea, ya que te das cuenta de las parcelas profesionales en las que te viene bien profundizar. Hay determinadas áreas en las que no había caído que debo mejorar. En lo que más cómodo me he sentido es en la atención a los pacientes polimedicados y me voy muy contento. Es una experiencia muy positiva, te das cuenta de cosas que aparentemente no tienen importancia, pero en realidad sí la tienen. Estoy encantado con la experiencia”.

El papel de los observadores

Durante la jornada, dos observadores -uno del Colegio y otro de la UCM- se encargaron de supervisar que todo el proceso se desarrollara de forma adecuada.

María, una de ellas, explica cómo fue el desarrollo: “En una estación determinada se realiza una prueba en la que se pasa por varios supuestos habituales del trabajo de mostrador de farmacia de todos los días. En mi caso, estoy en la estación de paciente polimedicado y el candidato a obtener la recertificación pasa por un supuesto de una persona que toma mucha medicación. Tenemos un listado de las preguntas que se deben hacer para descubrir si la persona está tomando bien su tratamiento, si hay alguna posible interacción, etc., y lo que hacemos es chequear que el candidato realiza las preguntas al actor que hace las veces de paciente”. María tiene claro que “los participantes obtienen muchos beneficios de la Recertificación, el hecho de estar continuamente autoevaluándose es muy bueno, pero si se hace en grupo, se comparten cosas… es muy positivo. Además, no tiene trascendencia el que no lo hayan hecho bien en alguna estación porque descubren donde no son tan expertos y de esta forma pueden mejorar”, concluyó.

28 de octubre de 2019

Fin del contenido principal

Cerrar menú
Utilidades