Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Noticias

Comienza el contenido principal

Buscar Noticias

Artículo

Cuatro razones por las que la farmacia puede realizar test rápidos contra la COVID-19

El Gobierno regional reclama la autorización de la AEMPS para sumar a los farmacéuticos a la estrategia de diagnóstico y “aunar esfuerzos y recursos en la lucha común” frente a la pandemia

La Comunidad de Madrid ha solicitado formalmente al Gobierno central que permita la realización de test para detectar la COVID-19 en espacios como las oficinas de farmacia. La directora general de Inspección y Ordenación Sanitaria, Elena Mantilla, ha remitido este martes una carta a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) trasladando la solicitud para que la red de farmacias de la región pueda llevar a cabo estas pruebas con “la seguridad jurídica necesaria”.

En la carta remitida por el Gobierno regional a la AEMPS se resalta que no hay ninguna traba legal que impida la realización de test rápidos en las oficinas de farmacia. En este sentido, se apunta que la colaboración de las farmacias en la estrategia de detección del virus “sería compatible con el hecho de que la potestad particular para autorizar la realización de test rápidos en las farmacias corresponde a las comunidades autónomas en el marco de programas de Salud Pública, tal y como se confirmó el pasado mes de septiembre desde el Ministerio de Sanidad”.

Asimismo, se hace una defensa cerrada de la actuación de los farmacéuticos durante la crisis sanitaria, como “profesionales implicados en la educación para la salud y capacitados para la realización de pruebas analíticas”, y se especifican algunos ejemplos como las pruebas de detección de glucosa, colesterol, triglicéridos, VIH o embarazo.

Entre otras razones, la Consejería de Sanidad arguye, en primer lugar, que “el farmacéutico es personal sanitario preparado por los conocimientos y habilidades adquiridas en la Licenciatura o el Grado y tiene además capacidad de autoaprendizaje como indica la Ley de Profesiones Sanitarias”.

Por otra parte, la oficina de farmacia ofrece, entre otras garantías, “las de seguridad e higiene en el trabajo (adaptadas éstas a situación COVID), ya que las farmacias disponen de guantes, mascarillas y demás medios de protección individual, contenedor de residuos biológicos, protocolos de seguridad, consentimiento informado del usuario, gestión de LOPD, resultado avalado por la firma de un profesional sanitario y, por supuesto, garantizando la propia oficina de farmacia la comunicación de los positivos, tal y como articule la autoridad competente en materia de Salud Pública”.

Igualmente, se alude a la Ley de Ordenación y Atención Farmacéutica de la Comunidad de Madrid, como marco normativo que establece que “son funciones y servicios de las oficinas de farmacia […] las relacionadas con la prevención y la promoción de la salud”. “En virtud de esta previsión, sería perfectamente legal la realización de test diagnósticos”, sostiene la Comunidad de Madrid.

Por último, el Gobierno regional recuerda la Recomendación de la Comisión Europea, de 28 de octubre de 2020, sobre las estrategias para las pruebas de diagnóstico de la COVID-19, incluido el uso de pruebas rápidas de antígeno, con la que se orienta a los Estados miembros con los elementos clave a tener en cuenta en las estrategias para las pruebas de diagnóstico nacionales, regionales o locales, centrándose en el ámbito de aplicación de estas estrategias, los grupos a los que debe darse prioridad y abordando cuestiones clave relacionadas con las capacidades y los recursos para la realización de dichas pruebas.

En este sentido, las autoridades sanitarias de Madrid señalan que la legislación que regula estos productos sanitarios de diagnóstico in vitro “no establece un canal específico para la venta de estos productos, únicamente hace referencia a que se deben de dispensar a través de oficinas de farmacia los test de autodiagnóstico destinados a ser utilizados por personas en su propio domicilio, aunque, hasta la fecha, “no se dispone” de ningún producto de autodiagnóstico para COVID-19”.

Por otro lado, se alude a los múltiples ejemplos internacionales. Francia, por ejemplo, ha regulado la realización de test de antígenos en las oficinas de farmacia. Otros países, caso de Reino Unido, Australia, Canadá y Estados Unidos, también han dado luz verde para que las farmacias colaboren en la detección de casos de infección aguda en asintomáticos mediante PCR.

La Comunidad de Madrid subraya, además, el objetivo último de una medida que puede tener un gran recorrido sanitario: “Ante una crisis sanitaria sin precedentes que no entiende de fronteras, es necesaria una estrategia nacional que beneficie a los ciudadanos”. En este sentido, la incorporación de los farmacéuticos a la estrategia de diagnóstico “ayudaría a conocer el nivel de contagios en menos tiempo y hacer más eficaz las estrategias de rastreo y cuarentenas”.

04 de noviembre de 2020

Fin del contenido principal

Cerrar menú
Utilidades