Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Portal del Conocimiento

Canal Colegiados

Ver menú

Noticias

Comienza el contenido principal

Buscar Noticias

Artículo

Carlos Ibáñez: “Aunque la situación fue crítica, me siento con muchas ganas de vivir. La vida me ha dado una segunda oportunidad”

Entrevista de Sanifax al director general del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid después de superar la enfermedad de la COVID-19

Por su interés humano, social y también sanitario, reproducimos la entrevista que Sanifax ha publicado hoy al director general del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, Carlos Ibáñez Navarro. Se trata del testimonio sincero de un paciente más en España que, afortunadamente, ha logrado superar la enfermedad de la COVID-19 después de encontrarse en una situación crítica y vivir jornadas angustiosas.

Desde un profundo agradecimiento a los profesionales sanitarios que le atendieron en la UCI del Hospital La Paz, recordando a su entorno familiar y más cercano, enviando también un mensaje de apoyo a los miles de pacientes que hoy se encuentran en el mismo trance en los hospitales españoles, la entrevista describe las distintas fases de una enfermedad y de su recuperación que sigue obligando a extremar las medidas de prevención a toda la sociedad.

¿Cómo se encuentra?

 Mucho mejor, gracias a Dios. La verdad es que me encuentro animado, con fuerzas. A pesar de que la debilidad es muy grande y la situación fue crítica. Pero a pesar de eso, me encuentro con muchas ganas de vivir. Porque es una segunda oportunidad la que voy a tener.

¿Cuándo se dio cuenta de que empezaba a estar enfermo?

La verdad es que el día no me acuerdo. Porque hay muchas cosas que todavía confundo, incluso la realidad. Es una sensación complicada. Sí me acuerdo que estuve hablando con Julio Zarco, al que me une una gran amistad. Y él me notó que la respiración no era la adecuada. Entonces dijo: “Oye mira, mañana vete a “La Paz” que te está esperando ya Manolo de La Puente y que te miren porque yo no veo bien esa respiración, esa saturación de oxígeno”. Y la verdad es que yo fui bien. No fui ni con síntomas ni con nada, aunque sabía que ya era positivo. Pero no tenía síntomas todavía, excepto que en cuanto llegué allí, me metieron oxígeno y veían que no saturaba. Y fueron 24-48 horas cuando me tuvieron que entubar y meter el oxígeno. Y claro, lógicamente eso llevaba a sedación y estuve 27 días sedado.

¿Cuando despertó tras la sedación ¿qué fue lo primero que sintió, que pensó, que vio?

En ese momento, que no lo recuerdo tampoco bien porque son retazos, lo primero que pensé es que había tenido un accidente. Y la cabeza me explotaba, porque pensaba que igual había tenido un accidente con mi mujer o mi hijo. Y eso me ponía un poco nervioso, y estaba constantemente dándole vueltas a la cabeza. Esas fueron las sensaciones primeras, hasta que ya me dijeron que era el COVID. Pero eso tardaron unos días en decírmelo, porque yo no hablaba. En esos momentos, no tenía voz. Estaba todavía con oxígeno y no tenía voz. Y la verdad es que como estábamos en la UCI, tengo que decir que a todos los de la UCI de “La Paz” les felicito. Porque son una maravilla de profesionales, tanto los médicos y las enfermeras como las auxiliares, me han tratado de una forma maravillosa. Pero no a mí, a todos los que estábamos allí. Y la verdad es que son unos grandes profesionales que están haciendo todo lo que pueden con todo lo que hay. La verdad es que lo que se ve allí lo tenía que ver todo el mundo, porque es angustioso. Yo he visto cosas tremendas.

¿Qué fue lo primero que sintió cuando pudo ver a su hijo, que fue el primero que le vio de la familia, y a su mujer?

Una gran emoción, aunque todavía no era consciente de muchas cosas. Durante todo ese momento estás confundiendo realidad con lo que no es real y equivocas muchas cosas. Pero cuando ví a mi hijo, una gran emoción. Y cuando me hablaron de él, la fortaleza que ha tenido y las ganas de luchar para que saliera para adelante, me emocioné mucho. Y sentí una gran alegría cuando lo vi.

¿Cuando ya fue retomando la memoria y la sensación de normalidad ¿se acordó de otras personas que pasaron antes por allí y han sido víctimas del COVID, como la familia de Jesús Aguilar, los Mijimolle o como Pérez Vázquez?

Sí; me he acordado muchísimo de todos, en especial de la familia Mijimolle, padre y madre. Y la verdad es que con ellos he intentado ser lo más cariñoso, constantemente. Porque sé lo que han tenido que sufrir y yo lo he visto ya y es tremendo.

Y sí, me he acordado muchísimo. Y les he escrito todo lo que he podido. Porque cuando estás allí, estás sin fuerzas, no tienes ni el teléfono. Pero lo que he podido, sí he mandado los mensajes de cariño, porque la verdad es que es una enfermedad muy mala.

¿Qué sensación tiene del comportamiento de su amigo Julio Zarco?

A Julio ya le considero de la familia y creo que él igual.  Julio se ha ocupado de todo, la verdad, dando ánimos a mi mujer y a mi hijo constantemente. Y mirando toda la analítica y viendo paso a paso cómo iba evolucionando. Llegó un momento en que él estaba razonablemente muy positivo e iba tranquilizando a mi mujer y a mi hijo. Dese cuenta que ahora me estoy enterando de cosas. Por ejemplo, de que uno de los días, a la una y media de la madrugada, le escribieron a mi mujer diciendo que estaba en una situación crítica. En aspectos así, sí se debería tener un poco más de humanización cuando comunican estas cosas. Pero en cuanto al resto, tengo que hablar muy, muy bien de los profesionales que me han tratado y que están en el Hospital La Paz.

¿Se ha sentido respaldado por Luis González, por toda la junta directiva del Colegio? ¿Ha sentido su cariño y su afecto una vez que ya recobró el conocimiento?

Desde luego. Con Luis somos ya también como familia. Porque con Luis son muchos años juntos. Y la verdad es que sé que lo ha pasado mal, él y mucha gente del personal y sobre todo los que más tratan conmigo.

Pero creo que el conjunto del personal del Colegio también. Y por supuesto, la junta directiva de gobierno me ha escrito todos y me han estado apoyando constantemente. Algunos llamando diariamente a mi hijo, que es el que ha llevado prácticamente todo el peso.

¿Qué les diría a todos aquellos que han confiado en usted y que esperan que vuelva pronto al Colegio de Madrid?

Fundamentalmente, que espero volver, efectivamente, pronto. Terminar lo que quiero terminar. Y dejar el Colegio lo mejor posible.

¿Dejar el Colegio después de las elecciones?

Sí, por ahí andará la cosa. Ya veremos las fuerzas que tengo. Pero sí quiero rematar cosas, ayudar a los miembros de junta de gobierno a terminar sus proyectos. E intentar dejar el Colegio lo mejor posible para todos los que puedan venir por detrás.

¿Qué saturación tenía ayer?

96, que es muy alta y está muy bien. Y la verdad es que he llegado a 97 de saturación, que es difícil ya llegar. Porque el cien por cien prácticamente ni los médicos. Me dicen “Pero si no llegamos ni nosotros, si tenemos peor saturación que tú...” Así que estoy muy contento en ese sentido.

¿Camina todos los días? ¿Cuánto tiempo? ¿Qué régimen de comidas tiene?

El régimen de comidas es todo muchas proteínas, que es lo que me han prescrito. Y luego, ando y subo las escaleras. Como estoy en el chalet de mi hijo, me ha venido muy bien porque subo y bajo las escaleras constantemente, que es una de las cosas que más me han pedido. Y voy solo a andar unos 15 minutos, que es mucho. Tengo que estar parándome, lógicamente. Me lleva mi hijo un poco del brazo, porque no nos fiamos de que pueda tropezar y caerme. Pero afortunadamente, como aquí en Boadilla hay mucho campo y se respira fenomenal, eso me ha servido de una gran ayuda.

¿Qué les dice a quienes están pasando la enfermedad?

A todos los que estén en esta situación, sean conocidos o no, les mando mucho ánimo, mucha fuerza y mucha paz para que puedan superarlo.

05 de febrero de 2021

Fin del contenido principal

Cerrar menú
Utilidades