Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Noticias

Comienza el contenido principal

Buscar Noticias

Artículo

El presidente del COFM aboga por una mayor colaboración política para retomar la Ley de Farmacia en Madrid

González mantiene las puertas abiertas al consenso “para que podamos seguir dando uno de los mejores servicios sanitarios que tiene la Comunidad de Madrid”.

Ante la inminente celebración de elecciones, los representantes de los partidos políticos de la Comunidad de Madrid, que el próximo 26 de mayo se enfrentarán a las urnas, mantuvieron un encuentro en materia sociosanitaria en el que abordaron temas tan candentes como la pendiente Ley de Farmacia.

Durante la jornada, celebrada en CEIM (Confederación Empresarial de Madrid-CEOE) e inaugurada por Carlos González Bosch, presidente de la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales, PP, PSOE, Ciudadanos y Más Madrid manifestaron su posicionamiento y futuras actuaciones respecto a unas propuestas que no han podido ver la luz por “falta de consenso político”.

Porque, pese a que todos ellos coincidieron en reconocer la gran labor que los farmacéuticos llevan a cabo e insistieron en el papel fundamental que juegan en el sistema sanitario, no parecen llegar a un acuerdo sobre si deben o no acudir en determinadas circunstancias al domicilio de los enfermos.

Así, la representante de Más Madrid, Mónica García, consideró que “la farmacia tiene un papel fundamental y estratégico en nuestro sistema sanitario, pero no creemos que el farmacéutico tenga que ir a los domicilios. Las farmacias deben tener una colaboración estrecha con los profesionales de la sanidad pública, pero a los domicilios quienes tienen que llegar son quienes no están llegando: médicos, enfermeras, fisioterapeutas… No está llegando ese primer escalón. Por lo que, hasta que no hagamos una atención domiciliaria realmente enfocada a nuestro sistema sanitario, no nos parece oportuno que se pueda abrir la puerta de los domicilios solamente a la parte de la farmacia”.

Más respaldo a los farmacéuticos

Para Enrique Veloso, representante de Ciudadanos, “el proyecto de Ley de Farmacia fracasó por no saber manejar los tiempos parlamentarios y por no buscar todo el consenso de los profesionales y pacientes y, sobre todo, el consenso político”.

El representante de Ciudadanos se centró en la necesidad de una nueva Ley de Farmacia para la Comunidad de Madrid “porque hay que dar protagonismo a los farmacéuticos que no se han sentido valorados en las funciones que desarrollan a través de sus oficinas de farmacia. Creemos que la Ley de Farmacia debe responder a desarrollar un papel más activo como profesional sanitario. Además, hay que potenciar y respaldar las farmacias en los pequeños núcleos de población porque son el único personal sanitario que tienen y que conocen los vecinos, pues desarrollan una atención sanitaria de proximidad.  Y se le debe reconocer un papel más activo en los programas de salud pública. A cambio, no obstante, pedimos que se sometan a la evaluación de la Administración”.

Mucho más tajante se mostró José Manuel Freire, quien afirmó que “el PSOE no necesita demostrar que apoya a la farmacia, pero que la ley que presentó el Gobierno fue para quedar bien y no para ser aprobada. La atención domiciliaria no es parte de las competencias del farmacéutico. Toda la legislación farmacéutica es básicamente de competencia estatal y defendemos un mercado único. En este sentido, pensamos que no era necesario y que, además era imposible debatir la ley”. Y concluyó que “la atención domiciliaria no está en las competencias profesionales del farmacéutico dentro del servicio público sanitario”.

Ante estas posturas, Eduardo Raboso, del Partido Popular, manifestó que existe una gran falta de voluntad y reclamó que los partidos presentes “se negaron a sacar una ley siete meses antes de que acabara la legislatura, una ley que llevaba mucho tiempo de elaboración y que contaba con aportaciones de muchos organismos”.

Más colaboración

Tras un intenso debate, el presidente del COFM, Luis González, manifestó durante el turno de ruegos y preguntas, que “la sanidad público-privada debería ampliar la colaboración que tiene con las oficinas de farmacia, ya que, a día de hoy, la oficina de farmacia no recibe ninguna ayuda ni subvención. Todo lo servimos nosotros, incluso la tecnología es asumida por la propia farmacia, como ocurre con la receta electrónica, por ejemplo”.

Respecto a la atención domiciliaria, y en respuesta a la intervención de la representante de Más Madrid, Mónica García, el presidente del COFM especificó que “solo pretendemos subir al domicilio del enfermo cuando el paciente tenga algún problema relacionado con su medicación o que sufra dificultades de movilidad. Nada más”.

No obstante, matizó que “me quedo con la satisfacción de que los representantes están dispuestos a colaborar en la próxima Ley de Farmacia y lo agradezco. Saben que desde el COFM tiene las puertas abiertas a todo lo que sea colaborar para seguir dando uno de los mejores servicios sanitarios que tiene la Comunidad de Madrid”.

“Me gustaría que piensen en las farmacias VEC, en las farmacias de barrio, en un servicio sanitario subvencionado y en esos servicios que en zonas rurales la única vía sanitaria es la farmacia”, concluyó Luis González Díez.

17 de mayo de 2019

Fin del contenido principal

Cerrar menú
Utilidades