Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Consejos de tu farmacéutico

Comienza el contenido principal

Buscar Consejos de tu farmacéutico

Artículo

¿Qué sabes de la sepsis?

 

La  sepsis es un síndrome clínico desencadenado por la  presencia de bacterias en la sangre.Tiene una  prevalencia y mortalidad elevadas.

Aparece cuando la respuesta del cuerpo a una infección lesiona sus propios tejidos y órganos. Puede conducir al shock, fallo multiorgánico y muerte, especialmente si no se reconoce y se trata precozmente.

CAUSAS

La causa más frecuente suele ser una infección bacteriana y los focos de infección pueden ser varios, aunque los principales suelen ser: tracto respiratorio, tracto urinario y espacio intraabdominal. Las bacterias pueden proceder de la propia flora del paciente o pueden ser inyectadas en la sangre (trasfusiones, catéteres…).

Cualquier persona puede desencadenar una sepsis, siendo de mayor riesgo las personas inmunodeprimidas, ancianos, niños o pacientes con enfermedades crónicas.

SÍNTOMAS

  • Temperatura elevada o disminuida.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca.
  • Alteración del estado mental.
  • Hipotensión.
  • Oliguria o escasez de orina.
  • Piel fría, húmeda y pálida, o descolorida o moteada.
  • Piel fresca y pálida en las extremidades, lo que indica falta de riego sanguíneo.

Los signos y síntomas clínicos no son suficientemente específicos, por lo que la sepsis a menudo pasa inicialmente inadvertida.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se inicia realizando una exploración física, con preguntas al paciente y valorando los síntomas descritos anteriormente. También a través de una analítica completa, de cultivos de orina y sangre y de radiografías o tomografías computerizadas.

                                       

TRATAMIENTO

El tratamiento debe de iniciarse rápidamente. Lo primero es aislar el patógeno y eliminar la fuente de contagio (catéter, sonda…). El paciente suele requerir hospitalización en la unidad de cuidados intensivos. A modo general, el tratamiento podría estar basado en:

  • Antibióticos intravenosos tan pronto como sea posible.
  • Líquidos por vía intravenosa o vasopresores para mantener la presión arterial.
  • Oxígeno.
  • Plasma y otros hemoderivados para corregir cualquier tipo de anomalías en la coagulación.
  • Otros medicamentos a dosis bajas, como corticosteroides, insulina para mantener estable los niveles de azúcar en sangre…

22 de diciembre de 2017

Fin del contenido principal

Cerrar menú
Utilidades