Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Consejos de tu farmacéutico

Comienza el contenido principal

Buscar Consejos de tu farmacéutico

Artículo

Prevenir la deshidratación

Con la llegada del verano hay que poner especial cuidado en las rutinas diarias para evitar que el calor pueda llevar a la deshidratación, sobre todo en las personas mayores, un colectivo especialmente sensible.

Los ancianos son más sensibles al calor debido a las alteraciones fisiológicas que afectan a su balance hídrico. Como consecuencia de la alteración de la sensación de sed y calor, menos de la cuarta parte de las personas mayores ingiere la cantidad de líquidos diaria recomendada, según el estudio “Consumo de bebidas diarias en las personas mayores en España” realizado por investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid.

Consejos para prevenir la deshidratación:

1. Beber de manera regular. La reserva de líquidos/agua se mantendrá así en buenos niveles. La cantidad de líquidos recomendada es 2,5 litros diarios para hombres y 2 litros diarios para mujeres.

2. Beber varios vasos de alguna bebida con cada comida y de manera intermitente a lo largo del día.

3. Tener a mano una variedad de bebidas de distintos sabores para estimular su consumo, como por ejemplo limonada o té helado, y no solamente agua.

4. Tener los líquidos en lugares accesibles y visibles a cualquier hora del día.

5. Mantener en torno a los 25ºC la temperatura ambiente de la vivienda o residencia. Si la temperatura aumenta, se recomienda ingerir 250 ml más por cada grado centígrado por encima de los 37.

6. Cuidar la dieta, ya que entre el 20%-30% del líquido que necesitamos proviene de los alimentos que comemos.

7. Consumir frecuentemente sopas, frutas y hortalizas que contienen 80%-90% de agua y son fuente de nutrientes esenciales.

8. Evitar las bebidas alcohólicas, ya que tienen un efecto deshidratante.

Estas recomendaciones están especialmente indicadas para mayores de 60 años, edad a partir de la cual el cuerpo comienza a perder la capacidad de detectar la sed y, por lo tanto, de mantener una adecuada hidratación.

Guillermo Galbis Morales

Servicio de Información Técnica del COFM

 

20 de junio de 2016

Fin del contenido principal

Cerrar menú
Utilidades