Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Consejos de tu farmacéutico

Comienza el contenido principal

Buscar Consejos de tu farmacéutico

Artículo

¿Por qué perdemos agudeza visual? (2/2)

 

Siguiendo con los problemas de agudeza visual abordamos ahora la presbicia y las cataratas.

Presbicia

Con la edad, los músculos del cuerpo pierden elasticidad y el cristalino se va haciendo menos flexible por lo que resulta cada vez más difícil acomodar la visión y ver de cerca con claridad. Esta alteración se denomina presbicia o “vista cansada”.

Causas

Esta anomalía visual afecta sobre todo, a los mayores de 45 años y progresan hasta los 60 años aproximadamente, está asociada al envejecimiento de los órganos.

Síntomas

  • Dificultad para leer letras pequeñas
  • Problemas para ver los objetos cercanos sobre todo cuando la luminosidad es baja y al final del día
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga visual

El oftalmólogo realizará una valoración de la capacidad visual para decidir la necesidad de usar gafas con una graduación adecuada que oscila habitualmente entre 1 y 3 dioptrías. También se puede solucionar el problema mediante cirugía en la que se extrae el cristalino y se sustituye por una lente intraocular multifocal.

Cataratas

La catarata es la opacidad parcial o total del cristalino, que provoca que la luz se disperse dentro del ojo y no se pueda enfocar en la retina, creando imágenes difusas.

Causas

La causa primordial es la edad, aunque también se pueden producir cataratas por traumatismos oculares, algunas enfermedades como la diabetes o tratamiento con algunos medicamentos como los corticoides.

Síntomas

  • En sus comienzos, las cataratas son muy pequeñas y casi no alteran la visión, con el tiempo la visión se va volviendo borrosa
  • Mayor sensibilidad a la luz y sensación de deslumbramiento
  • Se percibe menos contraste en los colores, parecen desteñidos
  • Percepción de halos alrededor de los focos de luz
  • Visión doble en un ojo
  • No se ve bien de noche o cuando hay poca luz

El único tratamiento definitivo que existe para tratar las cataratas, a día de hoy, es la cirugía.

Se aconseja realizar una revisión oftalmológica periódica, al menos una vez al año, para detectar las alteraciones anteriores y corregirlas en la medida de lo posible

21 de diciembre de 2017

Fin del contenido principal

Cerrar menú
Utilidades