Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Consejos de tu farmacéutico

Comienza el contenido principal

Buscar Consejos de tu farmacéutico

Artículo

Exposición solar

El sol emite de forma continua radiaciones electromagnéticas: infrarroja, visible y ultravioleta.

De esta última, las radiaciones más importantes son la UVA y la UVB. La UVA es la responsable del fotoenvejecimiento y la UVB del eritema solar. La fotoprotección solar se define como un conjunto de medidas que permiten disminuir el daño cutáneo provocado por la radiación solar a todos los niveles.

Los consejos más importantes a tener en cuenta ante la exposición al sol son:

  • Aplicar generosamente el fotoprotector solar en casa, media hora antes de tomar el sol y reaplicar el producto cada dos horas y después de cada baño.
  • Extremar la precaución en las zonas del cuerpo más sensibles al sol: cara, cuello, calva, escote, orejas y empeine.
  • Evitar tomar el sol entre las 12.00 y las 16.00 horas.
  • No exponer a los niños al sol antes de los tres años.
  • Los primeros baños de sol deben ser cortos aumentando poco a poco el tiempo de exposición solar.
  • Secarse bien después de cada baño para evitar el efecto lupa.
  • Usar sombrilla, gorra, camiseta y gafas de sol con cristales homologados.
  • Evitar la posición tumbado sobre la toalla directamente expuesto al sol permaneciendo inmóvil; es una garantía casi segura de una quemadura solar.
  • Beber abundante agua antes, durante y después de la exposición solar.
  • Evitar el uso de perfumes, colonias, desodorantes y lociones que contengan alcohol porque pueden causar manchas oscuras en la piel.
  • Si se toma alguna medicación, comprobar que no incluya medicamentos fotosensibilizantes que provoquen reacciones adversas por el sol.
  • Después de la exposición al sol es muy importante hidratar la piel después de una ducha con agua tibia.

Sonia Pérez Sáez
Servicio de Información Técnica del COFM

26 de junio de 2015

Fin del contenido principal

Cerrar menú
Utilidades